Marcha nórdica

La marcha nórdica o nordic walking es una actividad física basada en el uso de unos bastones concretos que se añaden a la forma natural de caminar. Es una actividad segura y eficaz porque trabaja el cuerpo de forma equilibrada y simétrica, mejorando el bienestar físico y emocional de quienes la practican.

Los bastones que se usan ayudan en el impulso del cuerpo hacia adelante, facilitando así la integración de tronco y brazos a la parte inferior del cuerpo. Dicha integración se produce respetando la correcta alineación del cuerpo al caminar.

 Es muy importante la realización de una técnica correcta para obtener los beneficios que se derivan de su práctica. Por ello es recomendable aprender la técnica de la mano de un profesional especializado en esta disciplina.

Podemos practicarla a cualquier edad, desde la infancia hasta la tercera edad, ya que es adaptable a las características individuales de cada persona. La práctica también se adapta a los objetivos personales, se puede practicar para mantener la salud (promoviendo hábitos de vida saludables o complementando el tratamiento de diferentes patologías), como método de fitness (para mejorar la condición física) o para mejorar el rendimiento deportivo.

Son múltiples los beneficios que se obtienen con una práctica regular y bien realizada:

  • Incrementa la capacidad cardiopulmonar.
  • Aumenta el consumo de calorías hasta un 45% respecto a caminar sin bastones.
  • Libera tensiones de cuello y hombros.
  • Favorece la prevención del dolor de espalda, de osteoporosis, enfermedades del corazón o el asma.
  • Mejora los síntomas de pacientes con fibromialgia, lumbalgia, cáncer, diabetes, artritis, cardiopatías, Parkinson y enfermedades respiratorias entre otras.
  • Está indicada para prevenir i/o controlar el linfedema derivado del cáncer de mama.
  • Puede contribuir a reforzar el sistema inmunitario.
  • Mejora el estado psicosocial de pacientes con depresión o estrés.
  • Mejora la capacidad funcional y la calidad de vida.
  • Mejora la movilidad de las articulaciones.
  • Ayuda en la reeducación postural.
  • Genera sensación de bienestar.

Para obtener más información sobre la marcha nórdica puedes consultar los estudios científicos realizados hasta el momento. Los encontrarás en el siguiente enlace: INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA RELATIVA AL NORDIC WALKING.

En RISUM, para enseñar la técnica, se utiliza la metodología diagonal de los diez pasos de la INWA (Federación Internacional de Nordic Walking).

Esta técnica, que garantiza una buena alineación articular, se basa en una postura correcta, en un patrón correcto de la marcha y un uso correcto de los bastones.

 

“Se sabe más del camino por haber viajado que por todas las conjeturas y descripciones del mundo”.

(William Hazlitt)